De Barbastro a los Pirineos

Así es, de Barbastro a los Pirineos porque a esta pareja le encanta a la montaña y sobre todo la aventura. Ellos no se fueron de viaje a un lugar paradisiaco a buscar la tranquilidad. Encontraron su paraíso en la única mochila que portaron y la aventura que tenían por delante en Perú.

Sábado 13 de agosto.

Hacia mucho calor pero eso no fue un impedimento para celebrar su boda.

Eduardo empezó el día un poco nervioso y con su familia. Para nosotros era nuestra primera boda en Barbastro pero también estábamos tranquilos, nosotros habíamos hecho los deberes. En su casa estaban sus padres y su hermano había muy buena luz y enseguida el se relajo en nuestro tercer plano.

Laura fue primero a la peluquería Cala en Barbastro y luego se cambió en su casa. Ahí estaba toda la familia acompañándole, pues para ella era un día muy importante y necesitaba sentirse arropada. Incluso el hermano de su futuro marido le llevo el ramo y le leyó una bonita nota.

La ceremonia fue en la imponente Iglesia de San Francisco de Barbastro. El banquete se celebró en el Restaurante Tres Caminos, fue un banquete lleno de regalos, bailes, ilusión y sobre todo mucha sorpresa. Los invitados se lo pasaron en grande, comieron bien y finalizaron en nuestro Photocall.

Después de su aventura deducimos llevárnoslos a la montaña, pues queríamos que tuvieran un bonito recuerdo para toda la vida y que uniera dos cosas importantes, su boda y su alma de aventureros.

Lo que vais a ver aquí, no es más que una pequeña muestra de lo que sucedió ese día.

Esperamos que os guste.